La lógica en la Apologética

La lógica en la Apologética

Por Matt Slick

La lógica es muy importante en apologética. Para defender la fe, el cristiano debe usar la verdad, los hechos y la razón en forma apropiada y en oración constante. El cristiano debe escuchar las objeciones y hacer comentarios convincentes y racionales en directa respuesta a los temas tratados.

La lógica es una simple herramienta en el arsenal de la apologética cristiana. La lógica es un sistema de razonamiento. Es el principio del pensamiento apropiado usado para llegar a conclusiones correctas. Claro está que algunas personas son mejores que otras pensando lógicamente y no existe garantía ni aún con las mejores habilidades de uno en el uso de la lógica que la misma traerá convencimiento a la otra persona Después de todo, la lógica no es lo que salva a una persona. Jesús lo hace y somos justificados por fe (Ro 5:19).

Por lo tanto, el uso apropiado de la lógica en apologética es quitar las barreras intelectuales  que impiden a una persona de aceptar a Jesús como Salvador. La lógica no es para ser mirada como la respuesta a cada problema que enfrenta el cristianismo ni tampoco a cada objeción que se levanta contra este. La lógica tiene sus límites. Esta no puede garantizar la sabiduría. No puede aprobar o desaprobar la inspiración o el amor. No puede reemplazar la intuición ganada a través de la experiencia, la guía del Espíritu Santo ni la clara verdad de la Palabra de Dios. Sin embargo, la lógica es todavía muy valiosa y puede ser usada poderosamente por las personas; tanto los salvos como los no salvos.

Los que se oponen al cristianismo, usan la lógica

Algunas veces un oponente del cristianismo podría usar problemas lógicos como un tipo de evidencia contra la existencia de Dios. Considere la siguiente objeción básica:

  • Proposición: Dios puede hacer todas las cosas.
  • Declaración: ¿Puede hacer Dios algo tan grande, como una roca, que Él no pueda levantarlo? Si Él puede, entonces, Él no puede hacer todas las cosas porque Él no podría levantar la roca. Si Él no pueden entonces, Él no puede hacer todas las cosas porque Él no puede hacer una roca tan grande que no la pueda levantar.
  • Conclusión: Ya que Dios puede hacer todas las cosas y hemos mostrado que hay cosas que Él no puede hacer, por lo tanto, Dios no existe.

Aparentemente, esta lógica podría ser difícil de responder. Pero todo lo que tenemos que hacer es pensar un poco más y veremos que el problema que se afirma anteriormente no es, para empezar, lógico. Aquí está la respuesta:

  • Proposición: Dios no puede violar Su propia naturaleza; esto es, Él no puede ir contra lo que es naturalmente.
  • Declaración: La naturaleza de Dios no le permite a Él mentir, no ser Dios, etc.
  • Conclusión: Por lo tanto, la declaración de que Dios puede hacer todas las cosas, no es cierta y la conclusión levantada contra Dios no es tampoco cierta.

La lógica es una herramienta valiosa cuando se testifica; especialmente cuando se usa con relación a las pruebas de la existencia de Dios. Considere los siguientes acercamientos básicos usando la lógica:

  1. El universo existe.
  2. El universo no puede ser infinitamente viejo; porque si así fuera, hubiera entrado en un estado de entropía hace mucho tiempo.
    1. La entropía es la segunda Ley de la termodinámica la cual declara que todas las cosas se mueven hacia el caos y energía no utilizable. En otras palabras, todo se está agotando.
  3. El universo no se encuentra en un estado de energía no utilizable; por lo tanto, no es infinitamente viejo.
    1. Si el universo fuera infinitamente viejo, el universo se habría quedado sin energía utilizable hace mucho tiempo.
  4. Debido a que el universo no es infinitamente viejo, éste tuvo un principio.
  5. El universo no pudo haberse traído a existencia por sí mismo.
  6. Algo antes del universo y más grande que el universo tuvo que traer al universo a existencia.
  7. Ese algo, es Dios.

Todas las pruebas lógicas para Dios tienen fortalezas y debilidades. Pero el cristiano no deberá tener temor de usar la lógica, la razón y la evidencia cuando defienda la fe.

Le sugerimos que obtenga libros acerca de la introducción a la lógica y estúdielos. Aprenda tanto como pueda, así como también a hacer preguntas en las discusiones. Aprenda a pensar acerca de las repercusiones de lo que las personas están diciendo. Puede buscar errores en sus diálogos y en los de los demás. Si esto le ayuda en algo, visite la página de Diálogos de Apologética, que aunque en Inglés, puede leer y aprender de situaciones reales que he tenido con no creyentes. Estos diálogos le pueden ayudar a cómo “hacer apologética”, aún cuando tenemos mucho que aprender todavía en esta área.

¿Es la lógica, un terreno común entre el creyente y el no creyente?

Algunos declaran que no existe un terreno común entre el creyente y el no creyente y que la presuposición inicial de un no creyente contra el Dios cristiano no le permite a la persona razonar adecuadamente con relación al Dios, al mundo, a la verdad o con sí mismo. Por lo tanto, algunos teólogos cristianos concluyen que no puede existir ese terreno común debido a que los no salvos no son regenerados y sus presuposiciones están en oposición al verdadero razonamiento.

  • La lógica es verdadera, no porque es lógica, sino porque la misma es un reflejo de la naturaleza de Dios, la cual es, orden y verdad.”

Particularmente creemos que la lógica, es, de hecho, un terreno común. Pero no creemos que esta posea alguna cualidad innata que la coloque sobre la capacidad humana o las limitaciones; ni tampoco que esta posea algunas cualidades etéreas, místicas de que de alguna manera trascienda la influencia cegadora del pecado. Pensamos que la lógica, usada en forma apropiada, siempre confirma las verdades encontradas en la Biblia y señala a Dios; sea que un creyente o no la reconozca o no.

En última instancia, la lógica le pertenece a Dios. Esto se debe a que Dios creó el universo, las leyes físicas, las matemáticas y todos los otros fenómenos naturales y reales que existen en este. La existencia tiene un orden ya que Dios estableció ese orden. La lógica es verdadera, no porque es ilógica, sino porque la misma es un reflejo de la naturaleza común de Dios, la cual es, orden y verdad. Por lo tanto, y finalmente, la lógica pertenece sólo a Dios y puede ser usada en forma apropiada por Él y en asuntos relacionados a Dios por el cristiano.

Esto no significa que un no creyente no pueda manejar la lógica, digamos las matemáticas, mejor que un creyente. Existen áreas de conocimiento común para ambos, y Dios le ha dado a algunas personas habilidades que otros no poseen. Sin embargo, no es una afirmación que todos los cristianos, cuando hablan de Dios lo hagan sin problemas. Muchos cristianos son muy ilógicos cuando tratan de defender a Dios.

El hecho, es que nadie puede afirmar que en última instancia, domina la lógica. En un mundo perfecto con personas no caídas, el razonar sería una aventura maravillosa que nos llevaría más a la revelación de Dios y a la verdad. Pero no vivimos en un mundo perfecto. Lo hacemos, en un mundo caído donde el pecado ha influido no sólo nuestros cuerpos, emociones y voluntades, sino también nuestras mentes.

¿Es suficiente con la lógica?

¿Es la lógica suficiente para el cristiano? No. No es suficiente. Tiene dos defectos: El primero, la lógica es buena solo para quien la esté usando; aún cuando este, no es en realidad un defecto en la lógica. Segundo, la lógica no salva. Jesús sí salva. Con la razón no podemos llevar a alguien al reino de Dios. Es el Espíritu Santo quien convence de pecado y justicia y quien abre el corazón para entender la verdad (Jn 16:8).

Pero si eso es verdad, ¿entonces, para qué preocuparnos de tratar y razonar con los no creyentes? Por muchas razones:

  • Se nos ordena por Dios dar una respuesta a los no creyentes (1 P 3:15) y una razón (Is 1:18).
  • En Su soberanía, Dios puede usar nuestro testimonio y razonamiento para traer a alguien al Reino. Él no está limitado por nuestras deficiencias.
  • Las respuestas dadas a los no creyentes que están de acuerdo a la Palabra de Dios, aún cuando las mismas sean rechazadas, son todavía respuestas verdaderas. El no creyente tendrá que rendir cuentas en el día del juicio por rechazar esas verdades.

Conclusión

La lógica es una herramienta para el cristiano. No hay que tener temor de la misma. De hecho, si Ud. acepta la verdad de que la lógica le “pertenece” a Dios, entonces, debe animarse a usarla. Pero no permita que la misma se convierta en un ídolo; o sea, no es la respuesta a todo problema. Como cristianos necesitamos usar la lógica, así como la evidencia y la oración, la Palabra de Dios, el amor, la bondad, etc., en nuestros esfuerzos por ganar las personas a Jesús. El razonamiento tiene un lugar valioso en la apologética y en el creyente. Vale la pena hacerlo bien, pero usémosla con amor, oración y paciencia.

http://www.miapic.com

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 64 seguidores

%d personas les gusta esto: