Chiismo

El chiismo (o chía, en árabe: شيعة; šīʿa) constituye una de las principales ramas del islam, junto al sunismo y el jariyismo.

Historia

Etimológicamente, chía deriva del árabe shī`a, que significa facción o partido. Se refiere históricamente a los seguidores de la shī’at ‘Alī, partido o facción de Alí, en las luchas por el poder que siguieron a la muerte de Mahoma. Cuando éste murió en el año 632 no se había habilitado ningún modo de decidir quién tenía que sucederle, recurriéndose finalmente a un sistema tradicional de elección entre notables. Quienes tomaron partido por Alí, primo y yerno de Mahoma, sin embargo, consideraron que él era el único sucesor legítimo ya que había sido la persona más cercana a Mahoma. Así, se negaron a reconocer a los notables sucesivamente elegidos para desempeñar el papel de califas o sucesores del profeta: Abu Bakr, Omar y Otmán. Tras la muerte de este último, Alí será finalmente elegido califa. Sin embargo, acusado de haber instigado la muerte de su predecesor, su poder será contestado por Mu’awiya, gobernador de Siria y miembro de la familia de los Omeyas, iniciándose así una guerra civil entre ambas facciones. Cuando ambos líderes aceptaron en el campo de batalla de Siffín someter sus diferencias al dictamen de un árbitro independiente, de las filas de Alí surgirá una tercera facción, la de los jariyíes, que no aceptaban el arbitraje. Esta facción asesinó a Alí en el 661, y el mismo día trataron de acabar también con Mu’awiya y con el árbitro, sin lograrlo. Los partidarios de Alí pusieron entonces sus esperanzas en su hijo Hasan, que renunció al poder, y luego en Husain. Éste instigará una rebelión contra el poder omeya. Su terrible muerte en el campo de Batalla de Karbala (Irak), en 680, marcará el principio del cisma entre los chiíes y aquellos a quienes se llamará más tarde suníes.

El destino trágico de Husain sacudió a una parte de los musulmanes y provocó una determinación de combatir hasta el fin por un ideal de poder considerado justo y respetuoso con los fundamentos del islam primitivo. El martirio de Husain, hito fundamental del chiismo (que lo conmemora todos los años con procesiones de penitentes) se convierte en símbolo de la lucha contra la injusticia. Los descendientes de Husain, dirigentes o imames de la comunidad dado el carácter hereditario atribuido por ésta a la sucesión, tuvieron todos un destino trágico de cárcel y muerte. El poder temporal planteaba pues un problema, que se solucionó gracias al fenómeno de la ocultación o gayba. El duodécimo imam, o Mahdi, desapareció y una parte de la comunidad consideró que se había ocultado por medios sobrenaturales pero que seguiría vivo hasta su regreso al final de los tiempos, con lo cual no podía sucederle nadie. Así pusieron fin a la cuestión, lo que permitió un acatamiento formal del poder político imperante. Los chiíes que creyeron en esa ocultación fueron llamados en lo sucesivo septimanos (por el número del imam desaparecido) o ismailíes (por el nombre del imam, Ismail). El resto de la comunidad, mayoritario, consideró muerto a Ismail y siguió reconociendo como imames a sus descendientes, razón por la cual fueron llamados imamíes. Sin embargo, acabaron reconociendo su propio fenómeno de ocultación: el duodécimo imam, según la creencia de este grupo, se escapó de la cárcel por medios sobrenaturales y desapareció en el año 874. A los imamíes se les llamará desde entonces también duodecimanos. La existencia del Imam Oculto da una fuerte dimensión esotérica al chiismo.

Actualmente, el chiísmo se encuentra dividido en varias sectas, que todas juntas no superan el 18% de todos los musulmanes del mundo.

Particularidades doctrinales

Los chiíes reconocen los cinco pilares del Islam, el Corán, la suna (a la que siguen a través de la familia de Mahoma), y en general el culto no se diferencia externamente de otras ramas del Islam. Sin embargo, hay una notable diferencia teológica de base. Los chiíes reconocen cinco de los seis pilares del Imam (la fe), pero cambian el sexto: ellos no creen en el Decreto Divino (que todo lo bueno y lo malo proviene de Dios) y en su lugar, creen en el Imamato. Este último es considerado una forma de politeísmo o una negación al Sello de la Profecía, es decir, a que después de Muhámmad ya no vendrán más profetas. Según algunos sunnitas, especialmente los Salafis y wahabbies, para los chiitas los Imames son iguales o incluso superiores a los profetas. Esta es la razón por la que, según estas dos sectas, los chiis están fuera del Islam.

Las particularidades doctrinales más importantes son: el imamato, el esoterismo y el clero.

El imamato

La figura del imam, en este caso, se refiere al jefe supremo de la comunidad (equivalente al califa) y no al sentido habitual de guía o director de oración de una mezquita (que es el que hay que entender cuando se habla por ejemplo del imam Jomeini).

Para los chiíes, Dios no puede admitir que el hombre camine hacia su perdición, por ello envió a los profetas para guiarle. Sin embargo ―según la creencia general del islam― la muerte de Mahoma puso fin al ciclo profético. Ya que no hay profetas, es necesario un garante espiritual de la conducta humana, que sea al mismo tiempo prueba de la veracidad de la religión y guía de la comunidad: el imam. Éste debe reunir una serie de características que le hagan ser el hombre más perfecto de su tiempo: versado en la religión, justo, desprovisto de defectos. Además, tiene cierta investidura sobrenatural otorgada por Dios. El imam es infalible. Esta característica es considerada por los suníes como única de los profetas, por lo que considerar infalibles a los imames es negar que la profecía terminó con Muhámmad, y por tanto, es negar el primer pilar del Islam; lo anterior significa que quienes adhieren a dicha creencia no son considerados musulmanes.

El imam debe ser descendiente directo de Mahoma. El primer imam fue Alí, esposo de la hija del profeta Fatima Azzahra. Esta reivindicación, que en su origen tenía un carácter político, adquirió con el tiempo una importante dimensión teológica. El imamato encarna a la vez los poderes espiritual y terrenal.

El esoterismo

El chiismo considera que el Corán tiene un mensaje literal, interpretable por cualquier musulmán, que es válido. Sin embargo, ese mensaje literal o exotérico es a su vez un mensaje cifrado o esotérico que oculta conocimientos que sólo son interpretables por ciertos iniciados. Hay facciones chiíes que sostienen que dicho mensaje esotérico es a su vez metáfora de un tercer mensaje, más oculto aún, y así hasta siete niveles de esoterismo. El mensaje último en cualquier caso es conocido sólo por el imam. El esoterismo (especialmente fuerte en el caso de los ismailíes) no tiene como tal repercusiones prácticas para la mayoría de los fieles, que se limitan a seguir el mensaje literal del Corán, pero está muy relacionado con la institución del imanato y con la existencia del clero y marca distancias con el Islam mayoritario, que considera que cualquier creyente puede ser su propio intérprete del mensaje divino. Esto implica, entre otras cosas, que en el Islam mayoritario (sunnismo, más del 80% de todos los musulmanes) no existe el clero.

El origen del esoterismo chií hay que buscarlo en la expansión inicial del chiismo por Irán y la región de Sham, donde habría adquirido características de las creencias preexistentes, en concreto de la filosofía neoplatónica y del mazdeísmo. Los supuestos mensajes ocultos estudiados por los iniciados tienen muchas características comunes con ellas. Este sincretismo religioso del chiismo contrasta con la búsqueda del Islam mayoritario de mantenerse en su forma pura y original, sin mezclarse con otras ideologías y creencias.

El clero

Está muy relacionado con el esoterismo y el imamato. Dado que existe un mensaje invisible y dado que quien lo conoce sigue vivo pero está oculto, es necesario un cuerpo de intérpretes capaces de captar los signos enviados por el imam desde su ocultación. Podría decirse también que como el guía espiritual sigue vivo, la doctrina no está completamente cerrada. Los intérpretes son los ulemas, más frecuentemente llamados mulás, organizados jerárquicamente según su grado de iniciación.
Divisiones

Las diferencias en torno a la sucesión de ciertos imames son en buena medida el origen de la formación de varios grupos dentro del chiismo.

La mayoría de los chiíes se encuadran en cuatro grandes grupos: el de los imamíes o duodecimanos, mayoritario, el de los alawitas también duodecimanos, el de los zaydíes y los ismailíes. Estos últimos se dividieron a su vez por la sucesión del califa fatimí al-Mustansir. A ellos hay que añadir ciertos cultos situados en la periferia del islamismo, es decir, que surgieron del chiismo o de las ramas anteriores, o que mezclaron ideas musulmanas y de otras religiones, pero que no siempre son considerados musulmanes. Los más destacados son los drusos y los alevíes.

Desde el punto de vista del carácter de los imames se dividirían en: zaydíes (el imam es sólo un líder); intermedios (el imam es hereditario y está guiado por Dios —la mayoría de los chiíes—); y extremistas o ghulat (el imam es una manifestación de Dios, por lo que son considerados no-musulmanes —Alí-ilahis o Ahl-i Haqq, drusos—).

Difusión

Los chiíes constituyen hoy entre un 10 y un 15% de los musulmanes. Son mayoritarios en Irán, Azerbaiyán, Irak, Baréin y el sur del Líbano, y existen minorías chiíes en otros lugares, especialmente en Siria, Afganistán y Pakistán.

El chiismo septimano existe en la India, Pakistán, Siria y Yemen.

Los drusos se encuentran sobre todo en la región situada entre el sur del Líbano, los altos del Golán y el norte de Israel.

Los zaydíes se encuentran principalmente en Yemen.

Los alauíes son bastante numerosos en Siria. La familia del jefe de Estado sirio pertenece a esta confesión.

Los alevíes se encuentran en el centro y este de Turquía.

Lugares santos

Tanto los chiíes como los suníes comparten una cierta veneración y obligaciones religiosas hacia ciertos santuarios y lugares sagrados, como La Meca y Medina pero la Mezquita del Imán Alí y la Mezquita del Imán Hussein también son veneradas.

Cuadro de los imames chiíes

  1 Ali (661).
╔══════════════════════ ═══
Al-Hanafiyya Fatima (633).
├──────────────────── ───
  4 Muhammad ibn al-Hanafiyya (700)   3 Husain (680)   2 Hasan (669).
Ocultación
Kayssaníes
  4 Ali Zayn al-Abidin (712) Zayd ibn al-Hasan
┌─────────────────────── ───
  5 Muhammad al-Báqir (791)   5 Zayd ibn Ali (740).
Zaydíes
  6 Ya’far as-Sádiq (765).
├─────────────────────── ─── ───────────────────── ───
  7 Musa al-Kázim (799)   7 Ismail ibn Ya’far as-Sádiq (760).
Ismailíes
  8 Ali ar-Rida (818)
  8 Muhammad al-Maktum (oculto) (813).
  9 Muhammad al-Yawad (839)
  9 Abd Allah al-Wafi (oculto) (828).
 10 Ali al-Hadi (868)
 10 Muhammad at-Taqi (oculto) (840).
 11 Hasan al-Askarî (874)
├─────────────────────── ───  11 Abd Allah ar-Radi (oculto) (881).
 12 Muhammad al-Mahdi (???)  12 Ibn Nuzayr ├────────────────────────── ───
Ocultación Alawitas  12 Ubayd Allah al-Mahdi (934) Cármatas
Duodecimanos Alawítas Fatimíes
 13 Al-Qaim (946).
 14 Al-Mansur (952).
 15 Al-Mu`izz li-Din Allah (975).
 16 Al-Aziz bi-llah (996).
 17 Al-Hakim bi-Amr Allah (1021).
┌──────────────────── ───
Ocultación  18 Az-Zahir (1036).
Drusos
 19 Al-Mustansir bi-llah (1094).
┌──────────────────── ───
 20 Nizar  20 Musta`li (1101).
Nizaríes Musta`líes
 21 Hadi  21 Amir (1130).
 22 Muhtadi  22 Abu l-Qásim at-Tayyib (1142).
Ocultación
 23 Al-Azikri Salam
etc.

Notas

La RAE acepta tanto «chií» como «chiita», según el artículo correspondiente. En mayo de 2011, era más numeroso el término «chiíes» que «chiitas» (según una búsqueda en Google)

 

La forma chiita es un calco lingüístico del francés puesto de moda por los medios de comunicación. La terminación correcta en castellano es con la terminación de origen árabe -í (tanto para masculino como para femenino), con plural -íes, que se aplica a adjetivos que tienen que ver con el mundo árabe o israelí, conocido como adjetivo nisbado. Lo mismo sucede con sunita o yemenita, que deben decirse suní y yemení.

Temas relacionados

Escuelas y ramas del islam
Mahoma

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: