LA ONU – OTRO PASO HACIA EL GOBIERNO MUNDIAL

Leed con precaucion

 

Nuestra sociedad se está deteriorando, y los cristianos que creen en la Biblia están mal preparados para enfrentar ese deterioro. Estos estudios están dedicados a preparar al pueblo de Dios para enfrentar los retos del Día, y alentar a la obediencia a la Palabra de Dios separándonos de la mundanalidad y de la falsa doctrina.

 

La bancarrota moral de nuestra sociedad está bien documentada.

 

Pocas personas entienden por qué hemos quedado moralmente en bancarrota. Sin embargo, cuando miramos la sociedad a través de los ojos de Dios, a través de la Biblia, fácilmente podemos ver por qué enfrentamos los problemas sin precedentes de hoy. Este estudio de Estados Unidos a través de los ojos de Dios es lo que siempre tratamos de hacer aquí; manténgase con nosotros para que entienda algunas verdades que le abrirán los ojos.

 

Durante la última semana de enero y la primera semana de febrero, los líderes de las naciones occidentales que nos dirigen hacia el Nuevo Orden Mundial dieron nuevas y grandes zancadas hacia su meta. Hoy compartiremos con ustedes estos hechos noticiosos, explicando su tremenda significación. Ciertamente, usted nunca volverá a ver las noticias de la misma manera. A medida que examinemos estas extraordinarias noticias,  estaremos citando los Planes originales para el Nuevo Orden Mundial, como fueron escritos hace muchos años.

 

Estaremos reportando estas noticias con artículos tanto del Providence Journal como del Sun Chronicle, ambos con fecha de 1/2/92.

 

BREVE DE NOTICIAS: “La ONU lidera el Nuevo Orden Mundial”, The Sun Chronicle, sábado, 1-2-92, “Fue una extraordinaria imagen del Nuevo Orden Mundial como lo avizoró el presidente Bush: los americanos, rusos, chinos y otros líderes mundiales trabajando codo con codo, trabajando juntos… Se dedicaron a construir el nuevo mundo sobre el fundamento de unas Naciones Unidas renovadas..” Las Naciones Unidas fueron llamadas por un líder “indispensables” para el mundo.

 

“…El Consejo de Seguridad está dando inicio a un nuevo esfuerzo por mantener la paz mediante la aplicación de la.. ‘diplomacia preventiva’. Eso significa evitar que las crisis se conviertan en guerras al suplir tropas a una fuerza del Consejo de Seguridad para el propósito de mantener la paz y la seguridad”.

 

Necesitamos detenernos aquí y analizar las extraordinarias noticias que acabamos de compartir con ustedes. Por primera vez en la historia mundial, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas se reunió, y cada uno de los Miembros Permanentes estaba representado por sus respectivos jefes de Estado. Normalmente, cada país está representado por su Embajador designado en las Naciones Unidas. Por tanto, esta reunión se planeó para alcanzar algo espectacular.

 

Los resultados fueron verdaderamente espectaculares.

 

Primero, votaron para establecer un ejército permanente para las Naciones Unidas. Pero no debemos sorprendernos, porque Alice Bailey previó esta necesidad hace muchos años. En noviembre de 1939, Bailey escribió: “En el periodo de preparación para el Nuevo Orden Mundial, habrá un desarme continuo y regulado. No será opcional. A ninguna nación se le permitirá producir y organizar ningún equipo para propósitos destructivos o para infringir la seguridad de ninguna nación. Una de las primeras tareas… será… supervisar el desarme de las naciones ”

[Bailey, The Externalisation of the Hierarchy [La externalización de la jerarquía), p. 191]. Esta extraordinaria declaración es impresionante en sus implicaciones para el Plan ordenado por Dios para la soberanía de las naciones. Se prevé que una sola autoridad gubernamental, que no había en 1939, ejerce el control soberano de todas las naciones del mundo, hasta el punto de desarmarlas y evitar que ninguna nación vuelva a organizar un ejército.

 

Posteriormente, Bailey identifica este Gobierno Mundial Unico como las Naciones Unidas. Ningún gobierno puede obligar a otro a hacer nada si no posee una fuerza militar. El ejército históricamente ha sido EL elemento clave en cualquier gobierno para ejercer el control soberano sobre otro gobierno. Por tanto, es indispensablemente crítico para el Plan del Nuevo Orden Mundial establecer un ejército permanente para las Naciones Unidas. No se preocupe de que este ejército permanente, por cuya creación se votó en esta conferencia de las Naciones Unidas, fuera una fuerza pequeña, que no podría desafiar a las fuerzas armadas de ninguna nación de mediana a grande. El Plan de Cambio de Actitud en seis Pasos, de acuerdo con el cual ha fluido toda la historia moderna, meramente contempla abrir la puerta sólo un poquito. Una vez la puerta ha sido abierta así, puede abrirse mucho más. Acabamos de ver la puerta abrirse sólo un poquito con esta votación para establecer una fuerza militar permanente de la ONU. Más aun, esta fue también una de las metas establecidas por los planificadores del Nuevo Orden Mundial antes, durante y después de la Guerra del Golfo Pérsico.

 

El 20 de agosto de 1990, sólo semanas después de la invasión a Kuwait, el líder del Nuevo Orden Mundial, Zbigniew Brzezinski, escribió una columna de opinión titulada, “The Persian Gulf: Why We Are Really There” El Golfo Pérsico: Por qué realmente estamos allí). Brzezinski declaró, “…Es oportuna una respuesta internacional, y por eso es que las Naciones Unidas han adoptado su posición de condena… Si la comunidad internacional… puede lograr la expulsión de Irak… establecerá una importante lección y dará al mundo un ejemplo encomiable de cooperación internacional en la primera crisis importante de la era tras la Guerra Fría. Establecerá un importante precedente para el futuro”. Brzezinski deja muy claro que está hablando de que la ONU está organizando una iniciativa verdaderamente internacional e implicó que este esfuerzo resultaría en un ejército permanente.

 

Entonces, en la edición de la primavera de 1991 de Foreign Affairs, un artículo titulado “The UN In A New World Order” (La ONU en un Nuevo Orden Mundial), argumenta enérgicamente que la Guerra del Golfo mostró claramente la necesidad de una milicia permanente de la ONU. El artículo concluye su argumento con una declaración muy reveladora, “Por tanto sería deseable cierta capacidad de la ONU para realizar estas funciones [de una respuesta militar]… El Consejo de Seguridad debe ser capaz de movilizar una fuerza para servir bajo el comando de la ONU para propósitos policiales. Esa capacidad sería virtualmente indispensable en un orden mundial emergente. No debe perderse la oportunidad de lograrlo” (p. 83).

 

Este artículo fue escrito en momentos en que las fuerzas norteamericanas y británicas se organizaban bajo la bandera de la ONU para proteger a los refugiados kurdos de las vengativas fuerzas de Saddam Hussein. Ahora, un año después, ha llegado el tiempo en que a la ONU se le dé su fuerza militar permanente. El artículo que lo acompaña en el Providence Journal, 1/2/92, página A4, declara, “La propuesta parece basarse en la experiencia de la Guerra del Golfo Pérsico del año pasado, en la cual una fuerza de la ONU estableció un enclave protegido en el norte de Irak para aislar a los refugiados kurdos de los ataques militares iraquíes”. Así, las palabras de Brzezinski el 20 de agosto de 1990, sobre “sentar un precedente” toman un nuevo significado. Este siempre fue el plan, derrotar a Hussein en forma bastante completa para que él y el mundo entero supieran que estaba completamente vencido, pero dejarlo vivo y en control de un Irak soberano. En muchas ocasiones durante el pasado año, hemos visto a la ONU tomar acciones contra Irak que violaron su soberanía nacional. Se ha establecido el precedente para que las Naciones Unidas violen y veten la soberanía de cualquier nación. La puerta a este tipo de acción acaba de abrirse sólo un poquito. Los tiempos son sombríos.

 

Segundo, estos artículos dejan extremadamente claro que el Nuevo Orden Mundial se está consumando a lo largo de la línea de alcanzar finalmente la “paz y seguridad“. Recuerde las inspiradas palabras de Pablo en 1 Tesalonicenses 5:3, “Cuando digan: ‘Paz y seguridad‘ vendrá destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán”. En estos dos artículos, las palabras  se mencionan 8 veces. No podemos pasar por alto una oración en el Sun Chronicle que utiliza ambas de estas palabras en esta oración, “Esto significa evitar que las crisis se conviertan en guerras al suplir tropas a una fuerza del Consejo de Seguridad para el propósito de mantener la paz y la seguridad internacionales”.

 

Pero este también era el Plan desde el principio. Escribiendo en octubre de 1939, Alice Bailey estableció la meta, “Mediante Cristo y el Buda, la humanidad ahora puede establecer una relación cercana con Shambala … Invadida por la luz y controlada por el Espíritu de Paz, la expresión de la voluntad de la humanidad de hacer el bien puede emanar poderosamente… De este modo, la humanidad con el tiempo se convertirá en la salvadora planetaria”  [Alice Bailey, The Externalisation of the Hierarchy (La externalización de la jerarquía), p.163].

 

Mediante la Paz y la seguridad que vendrán mediante la buena voluntad del hombre (bondad inherente), Bailey previó el nacimiento del Nuevo Orden Mundial. Debido a que el hombre es inherentemente bueno, todo lo que hace falta para alcanzar la Paz y la Seguridad en el mundo es que se levanten hombres que estén llenos de la Luz de Shambala y que estén listos y dispuestos a ejercitar sus voluntades en la búsqueda del bien. Por supuesto, este concepto contradice absolutamente la Verdad Bíblica, que declara enfáticamente que la naturaleza básica del hombre es el mal, no el bien.

 

Dios declaró enfáticamente en Jeremías 17:9, “Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?”. En otras palabras, el hombre es tan malvado que ningún otro hombre puede jamás conocer la verdadera profundidad de la maldad de otro. Ciertamente podemos ver la verdadera naturaleza del hombre cuando estudiamos la historia mundial. La historia es realmente el estudio de las guerras del hombre, separadas sólo por breves periodos de paz. Me asombra que la gente pueda hoy todavía creer en la bondad inherente del hombre, luego de 6,000 años de guerra continua, y luego del siglo más violento y sangriento en la historia, pero Satanás ha implantado exitosamente esta mentira en las mentes de miles de millones de personas rebeldes.

 

Volvamos ahora a nuestro BREVE DE NOTICIAS de 1/2/92.

 

“[El presidente ruso] Yeltsin llamó a más medidas abarcadoras de desarme, incluyendo profundos recortes en las armas nucleares tácticas y estratégicas, la limitación y la posterior eliminación de las pruebas nucleares [y] las reducciones en los armamentos convencionales…” [Providence Journal, “Leaders Pledge To Back Peacekeeping” (Líderes prometen respaldar la pacificación), 2-1-92]. Yeltsin concluyó, “Nuestro mundo es aún un mundo peligroso, abundante en demasiadas armas”.

 

Este énfasis en el desarme no debe sorprendernos, debido a que el desarme de las naciones ha sido una meta fundamental del Nuevo Orden Mundial desde 1939, cuando Bailey lo propugnó inicialmente, como citamos anteriormente. Sin embargo, este Plan de Desarme necesitó ponerse al día luego de la introducción de las bombas atómicas en 1945. A tono con eso, en abril de 1946, Bailey escribió, “La bomba atómica no pertenece a las tres naciones que la perfeccionaron y que poseen los secretos al presente… Le pertenece a las Naciones Unidas para su uso… o para amenazar con su uso cuando una acción agresiva por parte de cualquier nación asome su fea cabeza”  (Alice Bailey, The Externalisation of the Hierarchy, p. 548).

 

Hemos citado esta increíble declaración antes, y la gritaremos desde las azoteas una y otra vez, porque revela muchísimo sobre el verdadero carácter del Nuevo Orden Mundial. También revela cómo la profecía bíblica de guerra continua en la Gran Tribulación podría cumplirse.

 

Mantenga varios puntos en mente sobre la declaración de Bailey.

 

1. El desarme completo, incluyendo el nuclear, aún es una parte clave del Plan para establecer el Nuevo Orden Mundial.

 

2. Aunque se le está diciendo al mundo que este nuevo sistema de gobierno resultará en paz y seguridad, el liderato espiritual está amenazando con la guerra nuclear a cualquier nación que se oponga al régimen del Nuevo Orden Mundial.

 

3. Obviamente, la paz de la cual habla Bailey no tiene el mismo significado con el cual estamos familiarizados. En su lugar, tiene el mismo significado que el comunismo: La paz de los sepulcros para aquellos que se opongan a su régimen, y la paz de la esclavitud para aquellos que consientan a su régimen.

 

4. La misma Alice Bailey que habla tan repetidamente del amor que emana de Shambala y del Cristo, piensa que es nada amenazar con la guerra nuclear a cualquiera que se oponga al Nuevo Orden Mundial. Sabemos de las enseñanzas de Jesús que las malas acciones comienzan en la mente; por tanto, la maldad que sumirá al mundo en las guerras de la Gran Tribulación ya estaba presente en el corazón de Alice Bailey, una de las mayores practicantes de la Magia Blanca. Ciertamente, Anton LaVey estuvo correcto cuando declara en su libro The Satanic Bible (La biblia satánica), que no hay tal cosa como Magia Blanca y Negra; ambas sirven al mismo señor Satanás.

 

No se deje engañar por estas maravillosas discusiones sobre el desarme. Satanás está preparando el escenario para su guerra total. Póngase los lentes espirituales para que pueda discernir la verdad. Este artículo en el Sun Chronicle, “UN Leads New World Order” (La ONU lidera el Nuevo Orden Mundial), hace una declaración muy interesante de que es bastante posible que el “genio nuclear” no pueda “ser devuelto a la botella”. Sin duda, ¿cómo se puede persuadir a los pueblos del mundo a aceptar la meta del Nuevo Orden Mundial de 100% de desarme nuclear? En un mundo libre de armas nucleares, un loco con sólo unas cuantas bombas nucleares puede gobernar el mundo. Este problema  ha sido tocado por los planificadores del Nuevo Orden Mundial. La respuesta a este problema evidentemente es la orquestación de una confrontación nuclear. Si la gente hubiera estado en un escenario en el que pareciera que casi hubiéramos volado el mundo en pedazos, se levantarían como uno solo y dirían: “No nos importa cuáles son los riesgos, vamos a deshacernos de estas armas”.

 

Un autor, Ralph Epperson, escribe en Unseen Hand (La mano invisible) que los estadounidenses están siendo conducidos a una posición en la que estarán absolutamente aterrorizados por tal confrontación nuclear. Declara, “cuando el gobierno ruso amenace a Estados Unidos con la guerra nuclear, el pueblo norteamericano demandará que su gobierno acepte una solución que no sea la guerra… [la solución] será que bastará con la fusión de los dos países en un gobierno mundial…” (p. 408). Así, la respuesta a la solución de esta crisis es que las armas serían transferidas a las Naciones Unidas, lo que nos llevará al punto del que Alice Bailey escribió hace tantos años. Epperson luego hace una lista de tres de otros factores que deben estar en su lugar antes de que esta planeada crisis explote:

 

1. El presidente estadounidense debe ser republicano. No puede ser demócrata, porque el Partido Demócrata lleva el estigma de ser suave con el comunismo.

 

2. El presidente estadounidense debe ser experimentado en asuntos mundiales y debe tener un récord de enfrentarse a esos comunistas malvados.

 

3. El presidente estadounidense debe haber mostrado éxito en los asuntos exteriores, de modo que la gente le crea cuando muestre gran fortaleza y determinación durante esta crisis.

 

Creo que varios otros factores podrían considerarse necesarios para que triunfe este tipo de panorama.

 

1. Si la gente va a confiar en los líderes estadounidenses y rusos para que nos saquen de esta crisis, a estos dos líderes se les debe ver como que son inocentes de dar inicio a esta crisis. Si se ve a uno de los líderes como responsable de iniciar la crisis, entonces nadie confiará en él para que elimine todas estas armas nucleares.

 

Por tanto:

 

2. El panorama debe desarrollarse en forma tal que aparente que la crisis fue iniciada por una tercera parte. Este panorama establecería entonces el escenario para que el presidente estadounidense y algún líder ruso parezcan apresurarse a salvar al mundo de la destrucción nuclear.

 

No estamos seguros de cómo se desarrollará este panorama, pero claramente estamos en esta vía. En los pasados 6 meses se han escrito muchos artículos que nos condicionan sobre la posibilidad de que el holocausto nuclear pueda resultar de la división de la URSS en estados componentes, cada uno de los cuales posee armas nucleares. Luego, el 25 de noviembre de 1991, CNN emitió un documental titulado, “Doomsday Government” (El gobierno del día del juicio final), en el que reportaron que el presidente Reagan, en 1983, creó un Gobierno Secreto que garantizaría la continuidad del Gobierno Democrático durante una crisis nuclear. Luego de reportar cómo está constituido este Gobierno Secreto, CNN reveló que este plan tenía tantas fallas que no tenía posibilidades de funcionar. Sin embargo, es el único plan que tenemos. Si estas aterradoras noticias no hubieran sido suficientes, el artículo presentó muchas escenas de explosiones nucleares masivas que llenaban la pantalla. Claramente estamos condicionados a creer que podríamos ser amenazados con armas nucleares por una fuente distinta al Gobierno Comunista original. Pero, ¿por qué debe sorprendernos, cuando la meta es persuadir al pueblo norteamericano a permitir la transferencia de todas las armas a las benévolas Naciones Unidas? Pero podría haber más.

 

El autor cristiano Bill Cooper, en su libro Behold A Pale Horse (He ahí un caballo blanco), escribe que uno de los panoramas que se presentarían para persuadir a los estadounidenses a transferir las armas nucleares, era una amenaza nuclear contra nuestras ciudades de organizaciones terroristas árabes no identificadas. Cuando leí esto, lo descarté por ser demasiado exagerado, pero quedé asustado cuando este documental de CNN concluyó con un informe de que este “Gobierno del Juicio Final” permanecería debido a una amenaza nuclear contra nuestras ciudades por organizaciones extremistas árabes. Ciertamente este panorama es posible, debido que algunas de las repúblicas rusas originales que ahora se han separado poseen armas nucleares. También, Hussein de Irak y Kadafi de Libia supuestamente están cerca de producir un artefacto nuclear.

 

Sea cual sea la forma que adquiera la crisis final, recuerde que el Plan es aterrorizar a los estadounidenses para que permitan la transferencia de todas nuestras armas a Naciones Unidas.

 

¿Es concebible que, incluso luego de haberse muerto del susto por una crisis nuclear orquestada, los americanos y otros aún estén renuentes a confiar unas armas tan poderosas a las todavía no probadas Naciones Unidas? Esta pregunta debe, sin duda, acosar a los planificadores del Nuevo Orden Mundial. En este punto, permítanme hacer una pregunta retórica: ¿No confiará la gente en Dios, o en una figura parecida a Dios, con armas nucleares? Si se levantara un individuo infinitamente sabio para tomar control de las Naciones Unidas, la gente quedaría muy bien persuadida de que éste poseería la sabiduría y el amor por la humanidad necesarios para garantizar que se destruyeran estas armas.

 

Literalmente se podría confiar en que él “devolvería el genio nuclear a la botella”.

 

Se nos está condicionando respecto a este panorama. La revista de la Nueva Era, The Christian Science World Monitor, en su revista de febrero de 1992, imprime un artículo por Lincoln Bloomfeld, titulado “The Battle Of The Neos” (La batalla de los neo) Huele a prota de Matrix. Este aríiculo establece un borrador para establecer finalmente el Artículo del Nuevo Mundo. Bloomfeld declara, en la página 32, que “un sistema internacional viable…requiere un gobernante con hegemonía, un líder general”. El uso de esta palabra, hegemonía, es interesante. Mi diccionario la define como un “líder que ejerce el dominio”. ¿Quién podría ser este tipo de líder del Nuevo Orden Mundial emergente?  No podría ser otro que Maitreya el Cristo, de quien los líderes de la Nueva Era han estado escribiendo por décadas. Maitreya se levantará como un líder espiritual con toda la sabiduría, que puede por sí solo sacar al mundo del embrollo en que actualmente nos estamos hundiendo, y llevarlo hacia un nuevo periodo de paz y seguridad. Reclamará ser Jesucristo que ha regresado, el Mesías judío, el espíritu de Buda y de Mahoma. En otras palabras, reclamará ser una figura parecida a Dios. Si se levantara para tomar control de las armas nucleares, creo concebible que los norteamericanos consentirían en permitir que fueran transferidas a las Naciones Unidas. Al leer entre líneas, creo concebible que este podría ser el Plan.

 

Los informes de prensa sobre esta extrardinaria reunión de las Naciones Unidas concluye que los presidentes de las naciones que componen el Consejo de Seguridad discutieron los problemas que enfrenta hoy el mundo. Estos problemas eran “plagas de hambre, enfermedad, analfabetismo, contaminación… creciente endeudamiento, población galopante… y el problema palestino”. Estos asuntos son precisamente aquellos de los cuales Alice Bailey hablaba en 1939. Su respuesta a todos estos problemas tenía una base espiritual. El Grande, el Cristo, se necesitaba para proveer el tipo de sabio liderazgo que resolvería todos estos problemas. En tantas formas como se puedan contar, los pueblos del mundo están siendo preparados para la muy dramática aparición del Cristo, el Señor Maitreya.

 

Esta aparición está planeada para que coincida con sucesos que son el cumplimiento de acontecimientos sobre los cuales Jesús profetizó en Mateo 24 –guerras, rumores de guerras, terremotos en muchas partes del mundo, hambres y enfermedades. Cuando surja, con demostración de tremendas señales y maravillas sobrenaturales, “resolverá” muchas de estas crisis, demostrando así sus orígenes sobrenaturales. Los pueblos del mundo lo aceptarán de todo corazón. Que no lo engañen.

 

Cuando sondeo el flujo de los sucesos noticiosos en el mundo de hoy, creo que esta vez la aparición de Maitreya podría estar muy cerca. En este punto, la humanidad estará siendo testigo del cumplimiento de Apocalipsis 6:2, el jinete del Caballo Blanco. Este suceso me entusiasma, porque es señal del Rapto de la Iglesia. No sólo la Biblia lo profetiza, sino que, desde 1987, los espíritus guías diabólicos de los líderes de la Nueva Era han estado preparando a sus seguidores para la desaparición simultánea de millones de personas en todo el mundo. Declaran que esta desaparición ocurrirá poco después de que Maitreya surja, y ocurrirá porque estas personas nunca aceptarían los reclamos de Maitreya.

 

Por tanto, los maestros del illuminati en Shambala transferirán en forma sobrenatural a estas personas a otra dimensión, para readiestrar a sus espíritus para que acepten la Nueva Era.

 

Esta jerigonza es simplemente jerga de la Nueva Era que explica el rapto. Observe sus periódicos diarios. Observe la continua marcha hacia la Paz y Seguridad y el Gobierno Unico, la Economía y la Religión Mundiales.

 

Mientras el mundo atraviesa los dolores de parto de Mateo 24, los cristianos tendrán una oportunidad sin precedentes para compartir a Cristo con los que no son salvos, lo que resultará en la cosecha mundial de los últimos tiempos que muchos líderes cristianos han estado prediciendo.

 

El tiempo de la esperanza bendita de los cristianos estará sobre nosotros, mientras Jesús regresa por Su Iglesia. ¿Está usted listo?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: