Cuando tus hijos te pasan por encima

Cuando tus hijos te pasan por encima

Dr. Bill Maier

A demasiados padres confundidos los hijos les desobedecen abiertamente por que no tienen límites.

-Una estudiante de secundaria de Arizona reprueba su clase de inglés de último año por plagiar un trabajo final, recibir una F en su examen final y no presentarse a una sesión para arreglar una tarea fallida. Cuando se les dijo que su hija no se podría graduar con sus amigos, sus padres amenazaron con demandar al profesor y al distrito escolar.

-La Asociación Médica Americana lanzó un reporte sorprendente sobre la bebida en menores de edad, indicando que un gran porcentaje de los niños que beben obtienen el licor de sus propios padres. El estudio de la AMA encontró que uno de cada cuatro adolescentes estadounidenses reportaron asistir a fiestas donde se servía alcohol en presencia de los padres.

-En el reality show de ABC-TV “Súper niñera” destacaron las tribulaciones de la vida real de desventurados padres y madres que son aterrorizados por sus propios hijos – pequeños tiranos que los patean, golpean, insultan y los mantienen como prisioneros en sus propias casas.
En caso de que no lo hayas notado, América tiene un problema de crianza de los hijos e hijas. La evidencia de este déficit parental se puede encontrar en tu supermercado local, restaurante de comida rápida o en el parqueo de la escuela – cuando observamos niños y niñas malcriadas, egoístas y fuera de control, quienes no parecieran tener claros los conceptos de conductas buenas o malas.

Muchos aspectos de nuestra cultura pueden ser dañinos para los hijos, pero yo estoy particularmente alarmado por lo que yo llamo padres y madres faltos de ánimo y coraje. Pareciera que este tipo de padres y madres no quieren, o no pueden, poner límites al comportamiento de sus hijos – incluso al comportamiento que es poco saludable, peligroso y destructivo. Podría pensarse que ellos están tan preocupados por agradar a sus hijos e hijas que ceden a cada capricho que tienen.

Este comportamiento tiene un efecto dominó; incluso si estás haciendo un buen trabajo al criar hijos responsables, la vida de ellas y ellos está siendo influenciada por esta desafortunada tendencia.

La raíz del problema

¿Qué vuelve a los padres y madres en progenitores poco firmes? Las causas son diversas, pero algunas que podemos mencionar son:

Pensamiento incorrecto. Hoy en día muchos padres creen que no tienen derecho de enseñar sus creencias a sus hijos. Ellos prestan atención solamente a gurús en crianza, sin embargo algunos de ellos y ellas piensan que los hijos únicamente poseen una bondad innata rebosante y que las pequeñas y los pequeños deberían poder crear sus propios valores. Este consejo tan humanista niega el hecho de que todos tenemos una inclinación hacia el egoísmo y al autoengaño.

Culpa. Cuando mamá y papá son profesionales que trabajan de 50 a 60 horas por semana, sus hijos pueden pasar la mayoría de su infancia en la guardería. Los progenitores y responsables de la crianza en general pueden sentir una culpa inmensa porque no están disponibles física y emocionalmente para sus hijos. Para mitigar esta culpa, frecuentemente, les es imposible decir no.

Copiar o reactivar el ser padres. Muchos adultos de hoy fueron criados por padres influenciados por pensamientos permisivos de la década de 1960 de “rechazar toda autoridad.” Como resultado, algunas personas no han aprendido, en esta esfera, la importancia de poner límites apropiados. Al contrario, los individuos que crecieron con padres severos y autoritarios pueden rechazar cualquier forma de disciplinar a los niños. Ellos prometieron: “Yo nunca voy a tratar a mis hijos en la manera en la que yo fui tratado.”.

Divorcios polémicos y disputas por la custodia de los hijos. Estas circunstancias pueden hacer que los padres se vuelvan excesivamente tolerantes. Para lograr que lo vean como el “padre favorito,” una mamá o un papá pueden consentir de manera insana a los hijos e hijas. Algunos progenitores, y responsables de la crianza, pueden caer en la trampa de velar por sus hijos para satisfacer sus propias necesidades. Como resultado, pueden fallar al poner límites por miedo a no agradarles a sus hijos.

No seas una alfombra

¿Cómo podemos evitar ser madres y padres permisivos? Podemos empezar por reconocer que nuestros hijos son una bendición de Dios y que con esa bendición viene una responsabilidad maravillosa. Los niños y niñas que no sufren consecuencias por portase mal, podrían comportarse de adultos como personas egoístas y narcisistas que lastiman a otros.

Si tú crees que podrías ser un padre o madre excesivamente tolerante, pide consejo a tus personas cercanas– y dales permiso de ser honestos. Busca desarrollar amistades con adultos que te nutran– amigos que te vayan a apoyar en tu papel de papá o mamá.

Al balancear el amor y los límites, puedes ayudar a tus hijos e hijas a crecer como adultos equilibrados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: