Con respecto al Rapto, Pablo le pone la tapa al pomo

En los días del apóstol Pablo, la ciudad de Tesalónica era la ciudad más grande de Macedonia, con una población de cerca de 200,000 personas – una verdadera megalópolis del mundo antiguo.

 

La mayoría de sus habitantes eran griegos, aunque había una mezcla de grupos étnicos, incluidos los Judíos.

 

Las cartas de Pablo a la Iglesia de Tesalónica son aceptadas como auténticas por casi todos los doctos del Nuevo Testamento. El libro fue citado por su nombre en muchos de los escritos de los “Padres de la Iglesia”, tales como Ireneo, Clemente de Alejandría, Tertuliano y Policarpo.

 

La primera epístola se divide en tres partes o temas. En la primera parte, Pablo reitera su relación con los tesalonicenses, da gracias a Dios por ellos, y resume mostrando la evidencia de que los tesalonicenses son verdaderamente salvos, a diferencia de lo que los judaizantes estaban diciendo sobre ellos, que hasta que no guardaran ciertos preceptos de la Ley, no eran salvos… Hoy esa doctrina legalista continúa con mayor fuerza que en ningún otro lugar, en el movimiento evangélico.

 


Mapa de la localización de Tesalónica

 

Veamos nosotros mismos, usando solamente la Palabra de Dios como fuente, no los prejuicios e intereses de gente que pudiera tener motivos ulteriores. Leamos lo que Pablo, en lenguaje sencillo, explica a sus hermanos y hermanas de la iglesia de Tesalónica:

 

“Ellos mismos cuentan de vosotros cómo nos recibisteis y cómo os convertisteis de los ídolos a Dios, para servir al Dios vivo y verdadero y esperar de los cielos a su Hijo, al cual resucitó de los muertos, a Jesús, quien nos libra de la ira venidera.”
(1 Tesalonicenses 1:9-10)

 

En la segunda parte de la carta, Pablo defiende sus credenciales como Apóstol y la legitimidad de la conversión de los tesalonicenses y su inmenso deseo de volver a verlos.

 

“Vosotros mismos sabéis, hermanos, que nuestra visita a vosotros no fue en vano, pues habiendo antes padecido y sido ultrajados en Filipos, como sabéis, Dios nos dio valor para anunciaros su evangelio en medio de una fuerte oposición.”
(1 Tesalonicenses 2:1-2)

 

“En cuanto a nosotros, hermanos, separados de vosotros por un poco de tiempo, de vista pero no de corazón, deseábamos ardientemente ver vuestro rostro. Por eso quisimos ir a vosotros, yo, Pablo, ciertamente una y otra vez, pero Satanás nos estorbó”
(1 Tesalonicenses 2:17-18).

 

La parte clave de la carta. El Retorno de Jesús

 

El tercer tema principal de la epístola es el inminente retorno del Señor por su Iglesia en el Rapto. Es una fuente de fascinación para mí leer las polémicas, casi siempre de gente ignorante, que argumenta en contra del Arrebato, alegando que se trataba de una invención del siglo XIX y que fue una “doctrina inventada” por un tal Darby o una tal MacDonald, o hasta por el escolástico Schofield.

 

Sin embargo, en estudios previos, he mostrado con grandes detalles, que la doctrina del Rapto fue enseñada por la Iglesia primitiva desde el año 373 después de Cristo. Esto lo sabemos a ciencia cierta porque se descubrió un antiguo texto escrito por Efraín el Sirio, un teólogo bizantino en el que claramente propone dicha intepretación doctrinal.

 

Acerca de los últimos tiempos, del Anticristo y del Fin del Mundo, Efraín escribió:

 

“Porque todos los santos y elegidos de Dios serán reunidos, antes de la tribulación que ha de venir, y serán llevados al Señor para que no vean la confusión que abrumará al mundo a causa de nuestros pecados.”

 

El aspecto más fascinante de este descubrimiento es el esfuerzo por desacreditar dicho documento de parte de los opositores de un rapto pre-tribulación, negando la autenticidad del texto de Efraín. De hecho, lo han hasta bautizado como el documento “pseudo-Efraín”.

 

Este argumento de los opositores dice que Efraín no escribió el documento, sino que recientemente, alguien más lo hizo. Pero, ¿Es ese un un argumento relevante?

 

Hay un libro que se escribió en el año 1600, en el que se cita la enseñanza de Efraín sobre el Rapto de la Iglesia antes de la Gran Tribulación. Este libro era de autoría de un teólogo francés y el hecho de que ya para el 1600 se conociera del documento de Efraín, elimina del todo las sospechas de que pueda tratarse de un documento creado recientemente.

 

Por lo tanto negar la autoría de Efraín no tiene sentido para el tema en cuestión, ya que el libro demuestra que tanto el documento de Efraín como la doctrina del Rapto se enseñaban antes del 1800, fecha en que supuestamente MacDonald inventó la teoría del Rapto.

 

Igual que los que niegan la creación, los que niegan el Arrebato se quedan sin municiones

 

Pero la verdad es que no importa si Darby, Schofield, MacDonald o Efraín enseñaron o no la doctrina del Rapto de la Iglesia, porque el apóstol Pablo enseñó del Rapto inminente en su primera epístola a los Tesalonicenses. Eso es lo que vale.

 

 

En los versículos que citaré a continuación, el Apóstol Pablo no sólo describe el Rapto en detalle, sino que esperaba ser testigo él mismo de tal suceso!

 

“Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. El Señor mismo, con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios, descenderá del cielo. Entonces, los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros, los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras. “(1 Tesalonicenses 4:15-18).

 

El que lee, que entienda

 

Los versos acerca del Rapto en realidad no se completan en el tercer tema de la primera epístola de Pablo a Tesalónica. ¡No! Pablo se dirige a las cuestiones relativas a sus credenciales como un apóstol, confirma que los tesalonicenses son verdaderamente salvos, y revela los detalles del Rapto. Entonces pasa a completar su enseñanza exclusiva sobre este suceso que, como Apóstol de los Gentiles, le fue dado tal vez porque competía principalmente a los Gentiles (Y a los pocos judíos que aceptaran el mesianismo de Jesús):

 

Para Pablo, la venida del Señor debía representar para los Tesalónicos y demás creyentes, una fuente de gran consuelo, no una fuente de disputa entre la iglesia y sus miembros.

 

Dios no nos ha puesto para ira (La Gran Tribulación), sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo, quien murió por nosotros para que ya sea que vigilemos, o que durmamos, vivamos juntamente con él. Por lo cual, animaos unos a otros y edificaos unos a otros, así como lo estáis haciendo. “(1 Tesalonicenses 5:9-11). Paréntesis míos.

 

En mi país dicen: “Más claro de ahí no canta un gallo”. Pablo no podría haber sido más claro. Sin embargo, algunos tienen problemas para entender que al Apóstol de los Gentiles le fue dado un Mensaje o Regalo Especial… ¡Para los gentiles! Pablo dice que el Señor aparecerá en el aire, los muertos en Cristo resucitarán primero y luego, los que vivamos todavía se levantarán inmediatamente después, y luego pasaremos la eternidad con el Señor. Con el Rapto termina el trato de Dios con la iglesia gentil a través de la gracia y ahí comienza la última semana de las 70 de Daniel… la semana de años (7 años), denominada “angustia de Jacob”

 

¿Con qué propósito se le dio esta revelación a Pablo y no a los demás discípulos?

 

Pablo dice que el propósito de esta revelación fue para consolar a los fieles que enfrentaran tiempos difíciles. Lo que completa el tema es la exhortación de Pablo al final… repetimos:

 

“Por tanto, alentaos unos a los otros con estas palabras.”
(1 Tesalonicenses 4:18)

 

Pablo no quería que esta causa de aliento fuera causa de discusión en lo absoluto, sin embargo…

 

La Segunda carta de Pablo a los tesalonicenses tenía un objetivo primordial, según lo explicado específicamente en el capítulo dos. Se trataba de corregir los errores doctrinales que habrían sido “falsificados” en una supuesta carta de Pablo que alegaba ser de él, pero que Pablo nunca había escrito. En ella había mucha mala información sobre “el Día del Señor” (Eso no ha cambiado en nada hoy en día)

 

¡Los tesalonicenses temían que el Día del Señor hubiera pasado y ellos se habían quedado atrás! Pues para calmarlos, Pablo les dice:

 

“Con respecto a la venida de nuestro Señor Jesucristo y nuestra reunión con él, os rogamos, hermanos, que no os dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar, ni os conturbéis, ni por espíritu ni por palabra ni por carta como si fuera nuestra, en el sentido de que el día del Señor está cerca. ¡Nadie os engañe de ninguna manera!
“(2 Tesalonicenses 2:1-3)

 

La frase, “nuestra reunión con” es traducida del término griego “episunagoge” que significa “una colección completa, especialmente una reunión cristiana:. Ensamblaje, reunión”. Sólo se usa en una ocasión más en la Biblia, y es en Hebreos 10:25, donde se nos exhorta a los creyentes a reunirnos para el culto. Preguntas importantes que es vital responder

 

1. “¿Por qué está Pablo rogando a los tesalonicenses?

 

Respuesta: Pablo les suplica que “no os dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar.”

 

Y recordamos que el tema principal de 2 Tesalonicenses es, en efecto, la venida de nuestro Señor y nuestra reunión, o la recolección de los creyentes, incluidos los hermanos de Tesalónica, con él. Pablo comienza ofreciendo dos razones por las que los tesalonicenses no tienen que tener miedo de haber sido dejados atrás.

 

“¡Nadie os engañe de ninguna manera!, pues no vendrá sin que antes venga la apostasía y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición.”
(2 Tesalonicenses 2:3)

 

Por lo tanto, la primera razón para que los tesalonicenses hubieran perdido las esperanzas de ser levantados junto a los demás creyentes, es debido a una “carta” que se falsificó para hacer daño y que Pablo niega haber escrito. Pero ahora, en esta carta auténtica de Pablo, se pone una condición al Arrebato de la Iglesia… que primero “venga la apostasía”.

 

Esta “apostasía”, es decir, “la apostasía” en específico, debía ser un evento al que Pablo se haya referido en el pasado. Note que Pablo dice:

 

¿No os acordáis de que cuando yo estaba todavía con vosotros os decía esto?
(2 Tesalonicenses 2:5)

 

La “caída” es la Gran Apostasía, es decir, “un abandono de la verdad”. Pablo de seguro dio detalles que escapan a nuestro conocimiento, pero debía haber una buena razón para que Pablo hiciera referencia a lo tratado cuando “todavía estaba” con ellos.

 

2. La segunda razón por la que los tesalonicenses no debían temer haber sido dejados atrás era porque “el hombre de pecado, o el hijo de perdición”, no había sido revelado. El hombre de pecado es, por supuesto, el anticristo. ¡Cuánto me hubiera gustado “ser la mosca en la pared” cuando Pablo le dio todos los detalles de cómo acontecerían estos eventos proféticos a los Tesalonisenses!

 

El hombre de pecado no puede ser revelado hasta después de la Gran Apostasía, porque es a través de la apostasía que el hombre de pecado será revelado. Sin la apostasía, el anticristo no podrá conseguir un equilibrio porque la población no estará dispuesta a creer lo que él propondrá hacer. Hoy, hoy mismo… tendría que ocurrir un ataque nuclear contra Londres, New York o… Damasco, para que un líder de perfil mundial se atreva a proponer una moneda mundial, una religión mundial, un sistema de identificación mundial… y que todo el mundo se resigne a admitir que es la única salida a la crisis.

 

Pero ¿Qué más nos enseña este pasaje?

 

3. Pablo le recuerda a los Tesalonisenses que el Rapto no podría haber ocurrido debido a que el Anticristo no había sido revelado todavía. ¿Qué significa eso? Esto obligatoriamente tiene que significar que el Rapto de la Iglesia es lo primero que tiene que ocurrir y más tarde, el anticristo será revelado.

 

La gente parece no tener entendimiento… algunos, a propósito

 

He oído todo tipo de explicaciones inteligentes e imaginativas de por qué estos versículos no significan lo que claramente dicen lo que dicen… ¡pero yo interpreto la Palabra tal y como está escrita!

 

Los detractores de la posición pre-tribulacionista hacen todo tipo de contorsiones y buscan otros versículos bíblicos para tratar de contradecir lo que Pablo llanamente aquí dice. Sin embargo, nunca he escuchado a nadie disputar adecuadamente estos dos simples puntos – y esta es probablemente la razón por la que Pablo los planteó.

 

Uno puede rebuscar versículos que aparentemente ponen a la Iglesia en medio de la Tribulación, o versículos que aparentemente disputan el significado de “la ira de Dios” y hasta versículos que ponen en duda quién es este “que detiene”, o hasta sobre el significado de a lo que Pablo se refiere con “el Día de Cristo”, y así sucesivamente, Pero Pablo dice que hay dos cosas que deben venir en pos de “nuestra reunión con él”

 

 

PRIMERO: la gran apostasía,

 

SEGUNDO: la revelación del hijo de la perdición.

 

Así que si los tesalonicenses no perciben una gran apostasía, seguida por la revelación del anticristo, entonces significa NO SE HAN QUEDADO… PORQUE PARA QUE EL RAPTO SUCEDA, estas dos cosas primero tienen que suceder… con el Rapto embutido en el medio.

 

Usemos otro ángulo… para bienestar del corazón de algunos de nuestros críticos

 

Vamos a invertir la ecuación:

 

Pablo está diciendo que si los tesalonicenses VEN evidencias de una caída de gran escala (Apostasía) y que si RECONOCEN “al hombre de pecado, el hijo de perdición”, ENTONCES sí, se perdieron del Rapto.

 

Pero como el hombre de pecado no ha sido revelado, el Rapto no ha sucedido. ¿Por qué? Porque el Rapto ocurrirá primero. No porque Darby, MacDonald, Schofield, o incluso Efraín el Sirio se inventaron la doctrina del Rapto antes de la Gran Tribulación. Lo siento, pero eso es lo que dice la Palabra de Dios. Así que siga usted confundido y tal vez confundiendo a los demás, pero eso es lo que dice Pablo en la Palabra de Dios.

 

¡Miren cuán nueva es la Doctrina del Rapto Pre-Tribulacionista!

 

Al parecer, para inicios del Siglo primero, ya la doctrina del Rapto estaba bien establecida!

 

“Pues vendrá tiempo cuando no soportarán la sana doctrina, sino que, teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias pasiones, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas”
(2 Timoteo 4:3-4)

 

La primera referencia de un rapto pre-tribulación viene de la Biblia. No es una fábula artificiosa, sino que es una doctrina dada a conocer por testigos oculares de la majestad del Santo de Israel.

 

No os hemos dado a conocer el poder y la venida de nuestro Señor Jesucristo siguiendo fábulas artificiosas, sino como habiendo visto con nuestros propios ojos su majestad.
(2 Pedro 1:16)

 

La Gran Apostasía es la primera parte de lo que tiene que suceder, y conforme vemos lo que está sucediendo hoy día, pues vemos que está bien avanzada:

 

Evangélicos votando por gente que apoya el aborto y la homosexualidad… pastores y líderes religiosos apoyando el matrimonio homosexual y la mezcla del cristianismo con otras religiones paganas… hombres y mujeres de Dios cambiando el evangelio de arrepentimiento y gracia por uno de prosperidad y bienestar económico… denominaciones completas del cristianismo adoptando líderes abiertamente homosexuales y violadores de menores…. y la lista no pararía nunca. ¡Estamos en medio de la Gran Apostasía!

 

En cuanto a la segunda parte, la revelación del Anticristo, bueno, parece que el cumplimiento está a la vuelta de la esquina. Y de acuerdo con el apóstol Pablo… algunos no vamos a estar aquí para esa segunda parte.

“Por tanto, alentaos, unos a otros con estas palabras.”
(1 Tesalonicenses 4:18)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: