¿Ha sido corrompido el Antiguo Testamento?

Por Ryan Turner

Una pregunta importante hecha por los escépticos, musulmanes, mormones y muchos otros, es si el Antiguo Testamento ha sido corrompido. La respuesta es corta: “NO”. Y, ¿cómo estamos tan seguros de esto? Existe un número de formas para probar y ver que tan exacto y efectivo ha sido conservado el Antiguo Testamento incluyendo el número de manuscritos, el proceso de copiado, los Rollos del Mar Muerto y el testimonio de Jesús.

El número de manuscritos del Antiguo Testamento

Una forma de ayuda para mirar la historia exacta del Antiguo Testamento, es compararlo a otros documentos tan antiguos como este. Para los documentos más antiguos, tenemos cerca de mil años de espacio entre el momento en que fue escrito el documento y la primera copia disponible que encuentren los arqueólogos. Por ejemplo, con relación a un historiador romano, llamado Tácito, nuestra copia del primer manuscrito de su trabajo, nos llegó alrededor del 1.100 d. C. Hasta hoy, contamos con un total de 20 copias del manuscrito original. Curiosamente, es que Tácito en realidad escribió su trabajo alrededor del 100 d. C. La mayoría de los historiadores no dudan que tenemos una idea muy clara de lo que realmente escribió Tácito, aunque tengamos cerca de 20 manuscritos en total, parciales o completos y que los manuscritos más tempranos nos llegaron cerca de 1.000 años después del escrito original.

En comparación, nuestra primera copia de manuscrito del Antiguo Testamento (fechada en el 250 a. C.) nos llega cerca de 150 años después que el libro original fuera escrito (es decir, probablemente Malaquías, en el 400 a. C.) Adicionado a esto, en realidad tenemos, más de ¡10.000 manuscritos del Antiguo Testamento!

La forma como eran copiados los textos antiguos

Indudable y desafortunadamente, los textos antiguos no eran conservados por máquinas fotocopiadoras. Más bien y con relación al Antiguo Testamento, los entrenados escribas judíos copiaban porciones de la Escritura a mano, en pieles de animales. Alrededor del 100 a. C., estos escribas empezaron a usar papiros o papel para copiar el Antiguo Testamento. Cuando estos judíos copiaban varias porciones de la Biblia, tenían extremo cuidado para asegurar la precisión de esa copia particular escrita. De hecho y en algunos casos, si había más de un error entre una copia y el original, la copia era quemada.

Los Rollos del Mar Muerto y el tiempo de los manuscritos del Antiguo Testamento

Aun si los escribas copiaban cuidadosamente los manuscritos y quemaban las copias con errores, ¿qué evidencia textual tenemos de que estos escribas copiaron verdadera y correctamente los textos de los originales? Para responder a esta pregunta, tenemos que echar un vistazo a los Rollos del Mar Muerto como un caso de prueba.

Antes de 1.948, algunos de los manuscritos completos  y más tempranos de varios libros del Antiguo Testamento estaban fechados alrededor del 900 al 1.000 d. C. En 1.947, algunos pastores beduinos estaban buscando algunas cabras perdidas en las laderas de ciertas colinas alrededor del Mar Muerto en Israel. Uno de ellos lanzó una piedra hacia una cueva lejana y escuchó el sonido de cerámica partiéndose.

Poco sabía el pastor que había lanzado esta piedra que revelaría, tal vez, el descubrimiento arqueológico más grande de los tiempos modernos.1 Lo que los eruditos descubrieron no fue solo una cueva, sino once cuevas. En vez de unos pocos manuscritos, los eruditos descubrieron una librería de escritos de la comunidad esenia que incluía varios libros del Antiguo Testamento, libros de comentarios sobre el Antiguo Testamento y otra literatura extra bíblica.

De forma interesante, estos escritos incluían partes de cada libro individual del Antiguo Testamento con excepción del libro de Ester. Tal vez, el descubrimiento más interesante descubierto fue un rollo, casi completo de Isaías. Cuando los eruditos compararon el rollo de Isaías con las copias más antiguas de este (900 al 1.000 d. C.), encontraron que solo había 13 variaciones textuales. Con relación a Isaías 53, el cual predice el sufrimiento y muerte de Jesús, solo encontraron una variación en todo el capítulo que tenía algún posible significado: colocar “luz” en Isaías 53:11.

Jesús en la autoridad del Antiguo Testamento

Continuando, Jesús afirmó la autoridad general (Mt 4:4, 7, 10), la autoridad doctrinal (Mt 22:29), lo imperecedero de las Escrituras (Mt 5:18), la credibilidad histórica (Mt 12:40), la credibilidad científica (Mt 13:19), su veracidad (Jn 17:17) y el número exacto de libros que pertenecían al Antiguo Testamento (Mt 23:35; Lc 24:47). Fundamentalmente, Jesús afirmó, en toda forma posible, la credibilidad y veracidad del Antiguo Testamento. Debido a que tenemos una buena idea de lo que el Antiguo Testamento era en la época de Jesús, Él, confirmó la credibilidad de nuestro Antiguo Testamento como lo tenemos hoy día.

¿Por qué creerle a Jesús?

El testimonio de Jesús es importante debido a sus afirmaciones únicas. Él basó Sus enseñanzas en el milagro de Su resurrección:

  • Mateo 12:39-40: “El respondió y les dijo: La generación mala y adúltera demanda señal; pero señal no le será dada, sino la señal del profeta Jonás. 40 Porque como estuvo Jonás en el vientre del gran pez tres días y tres noches, así estará el Hijo del Hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches.”
  • Juan 2:19-21: “Respondió Jesús y les dijo: Destruid este templo, y en tres días lo levantaré. 20 Dijeron luego los judíos: En cuarenta y seis años fue edificado este templo, ¿y tú en tres días lo levantarás? 21 Mas él hablaba del templo de su cuerpo.”

Si Jesús resucitó de entre los muertos, entonces, Sus enseñanzas son verdaderas. Y si no, entonces, ¿por qué interesarnos por lo qué dijo? Sin embargo, existe evidencia histórica convincente que sugiere que Jesús, efectivamente, sí resucitó de entre los muertos, incluyendo los hechos históricos de que fue crucificado, sepultado, que Su tumba, de hecho está vacía, Sus posteriores apariciones, el origen de la fe cristiana, la transformación de los discípulos, de escépticos a valientes anunciadores, el inicio de la adoración el día domingo por parte de piadosos judíos cristianos, etc. Todos estos hechos básicos históricos merecen una explicación. Debido a que las teorías alternas no explican los hechos anteriores, la resurrección de Jesús es la mejor explicación. Debido a que Jesús resucitó de entre los muertos, Su testimonio acerca de la credibilidad y veracidad del Antiguo Testamento, puede ser creído.

Fuentes:

  • Norman Geisler, “Como obtuvimos nuestra Biblia” (“How we got our Bible”), DVD, disponible en, International Legacy.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: