La conexión de la Masonería con el Nuevo Orden Mundial (2)

Las Enseñanzas Masónicas Sobre Dios

A través de los siglos desde el 1717, cuando nació la Francmasonería tal como existe hoy, muchos autores han escrito contra esta sociedad, alegando que la Francmasonería es una organización Cristiana falsa. Algunos autores han llegado al extremo de alegar que la Francmasonería es del Anticristo. Muchos otros autores han defendido ardientemente la Francmasonería, afirmando que es cristiana, y que se apega a la Biblia y a sus enseñanzas.

¿Quién es verdadero, quién es falso?

En vez de depender del testimonio de antiguos miembros Masones, iremos directo a la fuente misma de los libros, publicados por Editores Masónicos. Examinaremos escritos de líderes francmasónicos como:

  • Albert Pike
  • Norman Frederick DeClifford
  • C.W. Leadbetter
  • Henry Cornelius Agrippa
  • T. Witton Davies
  • L.W. DeLaurence
  • Joseph Ennemoser
  • S.H. Goodwin
  • Kersey Graves
  • Albert G. Mackey
  • Sir Walter Scott
  • J.S.M. Ward
  • La Santa Biblia Masónica, de la Logia Dunton, No. 1017, F. &A.M., Versión “King James”, A.J. Holman Co., Filadelfia, 1924.

Compararemos las enseñanzas masónicas de los autores mencionados con lo que enseña la Santa Biblia. Dios ha enseñado repetidamente que debemos medir lo que otro nos está diciendo frente a las enseñanzas de la Biblia. El apóstol Juan, escribiendo bajo la dirección del Espíritu Santo, nos advirtió en 1 Juan 4:1, “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo.

Por lo tanto, podemos dejar que la francmasonería hable por si sola, desde sus propios escritos, y probemos sus enseñanzas frente a la Santa Biblia, para descubrir la verdad una vez por todas.

Esta semana, examinaremos las enseñanzas Masónicas sobre Dios; luego, contrastaremos estas doctrinas con la doctrina Bíblica.

“Mientras todas estas creencias aseveran sus afirmaciones a la posesión exclusiva de la Verdad, la Masonería inculca su vieja doctrina, y no más: ‘Ese Dios es Uno…'” (Albert Pike, “Morales y Dogma” p. 576, Enseñanzas del 26º Grado).

“Dios en la vista de Pitágoras, era Uno…” (Albert Pike, “Morales y Dogma, p. 667 Enseñanzas del 27º Grado).

Los francmasones señalan constantemente que ningún hombre puede convertirse en un Masón a menos que a el se le impute la creencia en Dios, o en el Ser Supremo. Basado sobre esta aseveración, los Masones afirman que sus enseñanzas son compatibles con la Biblia, o el Cristianismo ¡¡Nada podría estar más lejos de la verdad!!

El apóstol Santiago dijo firmemente, en su capítulo 2:19: Tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen, y tiemblan.”

Ahora, apliquemos la declaración de Santiago a nuestra presente discusión sobre la Masonería: “Tu, Masón, crees que hay un Dios; haces bien, pero los demonios también creen y tiemblan, por lo que tu fe en Un Dios no te salva” ¿Porqué? Porque la venida de Jesucristo, y Su establecimiento de Su Segundo Pacto, cambió todo. Ahora, una fe en Un Dios, por si sola, no te salva.

Jesucristo dijo dogmáticamente, Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.” (Mateo 28:18). En otras palabras, Dios el Padre ha dado todo poder y autoridad a Jesucristo, después de Su muerte y resurrección.

Luego, Jesús afirmó dogmáticamente: “YO SOY el Camino, la Verdad, y la Vida; nadie viene al Padre sino por mi.”

La prueba de fuego para todas las personas en la tierra desde Jesús ha sido si creyeron correctamente en las afirmaciones de Jesucristo. La Biblia declara que Jesús es:

  • El Creador del Universo y todo lo que hay en EL (Juan 1:1-14)
  • Es igual a Dios el Padre, y está sentado a Su diestra en gloria (Mateo 22:44; 26:64; Marcos 16:19; Lucas 20:42-43; Hechos 2:33-36; 5:31-32; Romanos 8:34-39; Efesios 1:20-22;

Colosenses 3:1; Hebreos 1:1-14, citando Salmos 2:7, donde Dios el Padre se dirige a Su Hijo como Dios; 1 Pedro 3:22). El Nuevo Testamento de nuestra Biblia de esta forma declara claramente y consistentemente esta Verdad, que Jesús es Dios, y que toda autoridad le ha sido dada a El, incluyendo la autoridad para el Juicio Final.

El Mesías viene en carne humana (Juan 1:14; Romanos 8:3; 1 Juan 4:2-3 dice que la prueba para el espíritu del Anticristo es la doctrina de que Jesucristo es el Mesías [Mesías denotando Divinidad] vendría en la carne de un hombre. Cualquier persona que se niegue a creer esta en el espíritu del Anticristo. La francmasonería se niega a reconocer que Jesucristo es el Mesías que vino en la carne como hombre. Albert Pike, escribiendo en Morales y Dogma, afirma que Jesús “tomó la apariencia de un cuerpo humano y tomó el nombre de Cristo el Mesías, solo para acomodarse a si mismo al lenguaje de los judíos… El sufrió solo en apariencia…” (Páginas 567-568, enseñanzas del 26º Grado).

En la página 568, Pike niega específicamente que Jesús es la Segunda Persona de la Trinidad, “El [Jesús] como todas las almas, era de la misma sustancia que Dios, una manifestación de la Divinidad, no formando una segunda persona…”

En todas las formas que usted quiera contar, la doctrina de la francmasonería satisface la definición de la Biblia del “Espíritu del Anticristo”. Por lo tanto, no debe sorprendernos cuando otros líderes del Nuevo Orden Mundial, como Alice Bailey y Foster Bailey, ¡declaran osadamente que la francmasonería es una de las grandes fuerzas que producirá al Cristo de la Nueva Era!

Pero, aún cuando usted limite su enfoque sobre Dios solamente, la francmasonería tiene muchos problemas con la definición bíblica de Dios. La Biblia claramente enseña que, siendo Dios Espíritu, también es una Persona, que contiene atributos personales, tales como amor, odio, celos, deseo de que se haga justicia, solo por nombrar algunos. Pero, la francmasonería enseña que Dios y Satanás son iguales y opuestos, y son meramente Fuerzas. Escuche a Albert Pike, página 102, “Morales y Dogma”.

“El verdadero nombre de Satanás, dicen los Kabalistas, es aquel de Yahvé reversado; pues Satanás no es un dios negro, sino la negación de Dios. El Diablo es la personificación del Ateísmo e Idolatría. Para los iniciantes, este no es una Persona, sino una Fuerza, creada para bien, pero que podría servir para mal.” Pike otra vez se refiere al “Dios Infinito” como “la poderosa fuerza cósmica” en la Página 707.

Así que ahí usted tiene la Verdad sobre las enseñanzas de la Francmasonería: Dios es una Fuerza. No una Persona sino una Fuerza. Buscador de la Verdad, contemple esto muy, muy cuidadosamente, porque, una vez más, se nos da tremenda perspectiva sobre el corazón de la Francmasonería. Mire en su Biblia en Daniel 11:37-38, donde Dios le está diciendo a Daniel algunas de las características del Anticristo: 37Del Dios de sus padres no hará caso, ni del amor de las mujeres; ni respetará a dios alguno, porque sobre todo se engrandecerá. 38Mas honrará en su lugar al dios de las fortalezas, dios que sus padres no conocieron; lo honrará con oro y plata, con piedras preciosas y con cosas de gran precio.

El Anticristo honrará al Dios de las Fortalezas, no al Dios Personal del Pueblo Hebreo, sino a un dios extraño, al Dios de las Fortalezas. Otra vez, la Francmasonería cumple con otra definición del Anticristo.

Bien habló Jesús con relación a la condición de este mundo en los Días Finales, cuando El declaró, repetidamente que clase de engaño sin comparación sería El Sello Distintivo de este tiempo. En Mateo 24, donde Jesús les estaba dando a Sus discípulos las muchas señales que serán el anuncio del Fin del Siglo, El advirtió tres veces contra el engaño sin paralelos. El advirtió en los versículos 4, 11, y 24, concluyendo con la advertencia en el versículo 24: Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos.”

Engaño sin paralelos. La Francmasonería no es sino la más poderosa de las organizaciones que se están enfrascando en engaño y que es históricamente sin par. No sea engañado más. No sea el tipo de persona que Dios describió en Isaías 30:10b-11: decidnos cosas halagüeñas, profetizad mentiras; 11dejad el camino, apartaos de la senda, quitad de nuestra presencia al Santo de Israel.” Esto es exactamente lo que hace la Francmasonería; sostiene adorar a un Dios diferente, un Dios que es solamente una fuerza, y solo una fuerza de amor. La Masonería no tiene al Único Dios Verdadero de Israel, y habla “cosas halagüeñas, mentiras”, porque niega que Dios alguna vez pudiera estar airado (Página 718, Enseñanza del 28º Grado), ¡lo que significa que no hay juicio! ¡Que maravilloso! Excepto que eso simplemente no es verdad.

Entonces, la Francmasonería no enseña al Dios de la Santa Biblia, ¿Quién es ese Dios del cual ellos hablan tan clara y tan frecuentemente? Después de todo, ningún hombre puede convertirse en un Francmasón al menos que profese creer en un Ser Supremo, ¿A quién llaman ellos Dios?

La respuesta yace en entender completamente las siguientes dos declaraciones hechas por Albert Pike en su libro, “Morales y Dogma”. En la página 624, 28º Grado, Pike escribe: “… la Masonería es idéntica a los Misterios Antiguos…”Analice esto por un momento: la Masonería es idéntica a los Misterios Antiguos. ¿Quiere usted decir aquellos Misterios Luciferinos desde el Antiguo Egipto a Babilonia hasta los Cananitas, Heteos, etc.? ¿Aquellos Misterios? Si, pues así como leo literatura Masónica, estoy leyendo enseñanzas de todos estos Misterios, así como los Griegos, Fenicios, Romanos, Musulmanes, Hindúes, y Budistas. La Masonería los abraza a todos, porque la Masonería afirma enseñar las “verdades universales” que componen todas estas religiones. De hecho, ¡la Masonería afirma que sus verdades religiosas existían antes que este mundo fuese creado! El autor Masónico, Foster Bailey (esposo de la gurú Nuevaerista, Alice A. Bailey) escribe en su libro, “El Espíritu de la Masonería “: “Porque la estrella Sirius es más vieja que la Tierra, la Masonería podría haber existido mucho antes que comenzara la Masonería de la Tierra.” (Página 145)

Todos los Misterios Antiguos creían en varios dioses y diosas, un sistema de religión que llamamos Politeísmo. Cada nación fue concebida como teniendo su propio grupo de tales dioses, incluyendo un dios supremo para esa nación. En la antigüedad, cuando una nación conquistaba a otra, los antiguos lo veían como el triunfo de un dios nacional sobre otro.

Asimismo, la Masonería ve a muchos dioses. El Dios de la Biblia, el Dios de los Judíos, es visto como el dios nacional de ellos, eso es todo; y, el Dios Hebreo tenía una contraparte negativa, Satanás, tal como citamos arriba. Este Dios Hebreo es visto como un Dios particularmente desagradable, porque, en cualquier momento en que El tuvo la ventaja, El ordenaba la masacre completa de aldeas y naciones completas, hombres, mujeres, niños, y animales. No sea engañando: La Masonería ve al Dios de la Santa Biblia como nada más que el Dios nacional Hebreo. Pike afirma muy claramente esta enseñanza, en la Página 558, de “Morales y Dogma”: “La masa de los Judíos, sostenían que, no reconocían al ángel, por el cual, en todas las Teofanías del Antiguo Testamento, Dios se reveló a Si mismo; ellos no conocían la Demiurgía en su verdadera relación con el Dios Supremo escondido, quien nunca se revela a Si mismo en el mundo sensible. Ellos confundían el tipo y el arquetipo, el símbolo y la idea. Ellos no se elevaban más alto que la Demiurgía; ellos lo tomaron como el mismo Dios Supremo. Pero los hombre espirituales entre ellos, por el contrario, percibían claramente o al menos divinizaban, las ideas cubiertas bajo el Judaísmo; ellos se elevaron más allá de la Demiurgía hasta un conocimiento del Dios Supremo, y por lo tanto son propiamente Sus adoradores.”

Entonces, los pobres judíos pensaban que su Dios era el Dios Supremo, Quien creó todas las cosas; pero el Francmasón “espiritual” entiende que el Dios Supremo del Universo está muy lejos y por encima del pobre Dios nacional Hebreo. Y, este Dios Supremo es incapaz de airarse (Página 718), y es todo amor (Páginas 717-718, 28º Grado). De hecho, el Dios Supremo y Arquitecto del Universo parece ser el Dios Inmanente del Hinduismo, donde El se difundió a Si mismo en toda Su creación, después de haberla creado. De este modo, Dios está en todas las cosas, y en todo humano. Todos somos Divinos, estando algunos más avanzados que otros en el Sendero de la Iluminación.

Para finalizar este estudio de Dios, veamos una de las enseñanzas más controversiales de la Francmasonería acerca del Dios a Quien ellos sirven. Albert Pike dice en la Página 321, enseñanza del 26º Grado, “¡Lucifer, el que lleva la Luz! Nombre extraño y misterioso para el Espíritu de la Oscuridad ¡Lucifer, el Hijo de la Mañana! ¿Es el aquel quien lleva la luz, y con su esplendor intolerable, ciega a las Almas débiles y egoístas? ¡No lo dude!” Entonces, en la Página 567, Pike otra vez se refiere a Lucifer como el “Ángel de Luz”. Los Masones enseñan que Satanás y Lucifer no es el mismo ser. No, Satanás es el Dios malo, la negación de Yahvé, mientras que Lucifer es el bueno, el maravilloso “Portador de la Luz”, Aquel a Quien verdaderamente adora la Masonería.

El 14 de Julio de 1889, Albert Pike también dio instrucciones a los 23 Concilios Supremos [Masónicos] del mundo, registrado por A.C. De La Rive en su libro: “La Femme et l’Enfant dans la Franc-Maconnerie Universelle” (Página 588), “Aquello que debemos decir a la multitud es -‘Adoramos a un Dios, pero es el Dios que uno adora sin superstición’.”(Este es el Dios de la Biblia)

“A ti, General del Gran Inspector Soberano, decimos esto, que usted pueda repetirlo a la Hermandad de los Grados 32º, 31º, y 30º – la religión Masónica debe ser, por todos nosotros iniciantes de los altos grados, mantenida en la pureza de la doctrina Luciférica.”

[Esta cita también figuró en las 2 siguientes fuentes:  1)  Gary Kah, “En ruta a la Ocupación Global, p. 114.  2)  La Dama Queenborough, “Teocracia Oculta “, p. 220-221, como fue citada por el autor, A. Ralph Epperson, en su libro, “Masonería: Conspiración Contra la Humanidad”, p. 273-274.

Ahora, ya usted no estará más engañado.

Pero, solo para estar seguro que usted no esté ya más engañado, permítale a Antón LaVey, Sumo Sacerdote de la Iglesia de Satanás, que tenga la última palabra. En su libro, “Los Rituales Satánicos: Compañero A ‘La Biblia Satánica'”, dice LaVey, “El ritual satánico es una mezcla de los elementos Gnósticos, Cabalísticos, Herméticos, y Masones, incorporando nomenclatura y palabras vibradoras de poder de virtualmente cualquier mito.”(Página 21)

Entonces en la página 59, hablando del infame Ritual Satánico llamado ‘L’Air EPAIS’, o “La Ceremonia del Aire Sofocante” (“The Ceremony of the Stifling Air”), en el cual una persona finalmente y totalmente se compromete a si mismo con Satanás, LaVey escribe sobre los Requisitos para su Desempeño:

“El cuarto ha de ser negro, o con espejos. Un cuarto con espejos provee una confrontación más grande para el celebrante, haciéndolo hiper-consciente de su rol. Los espejos también sirven para ‘robar el alma’ de acuerdo a la vieja tradición. Se provee una silla austera en la que se sienta el celebrante durante la primera parte del ritual. El ataúd puede ser de cualquier tipo, aunque el estilo hexagonal tradicional es recomendado, ya que este es el tipo descrito en el actual ejemplar del Sexto Grado de los Templarios y, combinado con el cráneo y los huesos cruzados, es retenido en la simbología Masónica. El ataúd debe ser lo suficientemente grande como para acomodar dos personas, por lo tanto es muy probable que sea necesaria una construcción o modificación especial. Los artefactos acostumbrados del ritual Satánico son empleados todos.”

En este artículo, hemos demostrado las siguientes realidades sobre la Masonería:

  1. Sus enseñanzas sobre Dios no son consistentes con las enseñanzas Bíblicas.
  2. Sus enseñanzas sobre muchos dioses son precisamente las mismas que las religiones de los Misterios Luciferinos, todas condenadas por la Biblia, y a quienes Dios destruyó físicamente porque ellos estaban practicando estas religiones.
  3. Albert Pike enseña que los Masones de a los Grados 30-32 se les dice que es a Lucifer a quienes ellos sirven. Y, Pike habla de Lucifer dos veces en “Morales y Dogma”, ambas veces como el Ángel de la Luz a quienes ellos sirven.
  4. El satanista Antón LaVey confirma que el ritual Satánico y el ritual Masónico son idénticos.
  5. Les hemos demostrados dos casos donde las enseñanzas de la Masonería cumplen exactamente con la definición bíblica de las “fuerzas del Anticristo”.

Si esto no lo convence que la Masonería es Luciferina, nada lo hará. Pero, por la eternidad, usted sabrá que usted fue advertido.

Quédese con nosotros la semana que viene, cuando estaremos discutiendo más enseñanzas de los “Morales y Dogma” de Albert Pike, el más portentoso y respetado de los libros Masónicos. Oiremos a los Masones “En Sus Propias Palabras”.

Si usted ha sido bendecido por este ministerio, el cual busca educar y advertirle a las personas, para que ellos puedan ver el Nuevo Orden Mundial que esta por venir – el Reino del Anticristo – en sus noticias diarias, entonces necesitamos su apoyo para permanecer en el Internet.

La espada esta por venir, y viene tanto rápidamente como con enormes poderes. Pero, la mayoría de las personas, incluyendo la mayoría de los Cristianos, no lo ven venir ¿Será usted un “Atalaya En El Muro ” con nosotros? (Ezequiel 3:17-19, la advertencia más solemne de Dios)

Dios le bendiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: