“Aprende a perdonar”, La parábola del siervo despiadado

15 julio, 2014

10868239_915977828436054_4563645402288759971_n

Mateo 18:21-35

21 Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete?
22 Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete.
23 Por lo cual el reino de los cielos es semejante a un rey que quiso hacer cuentas con sus siervos.
24 Y comenzando a hacer cuentas, le fue presentado uno que le debía diez mil talentos.
25 A éste, como no pudo pagar, ordenó su señor venderle, y a su mujer e hijos, y todo lo que tenía, para que se le pagase la deuda.
26 Entonces aquel siervo, postrado, le suplicaba, diciendo: Señor, ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo.
27 El señor de aquel siervo, movido a misericordia, le soltó y le perdonó la deuda.
28 Pero saliendo aquel siervo, halló a uno de sus consiervos, que le debía cien denarios; y asiendo de él, le ahogaba, diciendo: Págame lo que me debes.
29 Entonces su consiervo, postrándose a sus pies, le rogaba diciendo: Ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo.
30 Mas él no quiso, sino fue y le echó en la cárcel, hasta que pagase la deuda.
31 Viendo sus consiervos lo que pasaba, se entristecieron mucho, y fueron y refirieron a su señor todo lo que había pasado.
32 Entonces, llamándole su señor, le dijo: Siervo malvado, toda aquella deuda te perdoné, porque me rogaste. 33 ¿No debías tú también tener misericordia de tu consiervo, como yo tuve misericordia de ti?
34 Entonces su señor, enojado, le entregó a los verdugos, hasta que pagase todo lo que le debía.
35 Así también mi Padre celestial hará con vosotros si no perdonáis de todo corazón cada uno a su hermano sus ofensas.

¿Acaso, después de haber sido perdonados tanto, negamos a perdonar a nuestros hermanos y hermanas, incluso un poco? Y si es así, ¿cuáles son las consecuencias reales?

En esta parábola aparecen un rey, un siervo y un consiervo. El siervo está endeudado con el rey, y el consiervo con el siervo. El rey es el Señor y los siervos somos nosotros. El siervo tiene una deuda tan grande, que es literalmente impagable. Él debe diez mil talentos. Lo que equivale a unos 474 millones de dólares americanos hoy día.

En este punto, El rey le había perdonado la deuda a su siervo y lo hizo simplemente porque tuvo misericordia. Mas su siervo le cobro una deuda mínima que un consiervo le debía, Pues no lo perdonó, mas enjuicio entrandolo en la cárcel. ¿Cuánto debía el consiervo? Cien denarios. Un denario es aproximadamente lo mismo que una dracma, o sea, unos 8 dólares. En total, la deuda ascendía a unos 800 dólares hoy día.

Pues el siervo cruel, al que le pagaron toda su deuda, demostró su falta de gratitud, olvidando, que el también fue perdonado, pues esto despertó la ira del rey, ordenando que el carcelero lo castigue hasta que le pague todo lo que le debía. Nuestra deuda de pecado contra el Señor es igualmente imposible de pagar, pero en el caso del Señor, Él no la pasó por alto. Su justicia es tan grande, que el mando a pagar la deuda completa. Sabiendo esto, él envió a su Hijo para pagar por nosotros. El perdono todos nuestros pecados, y todavía lo sigue haciendo. No olvidemos, desde el punto de vista del Señor todos éramos asesinos, adúlteros, blasfemos y ladrones cuando nos perdonó. ¿Si comparamos los pecados que Dios nos perdono, que delito tan grande te hizo tu hermano para que tu no puedas perdonarlo?

Nuestra falta de voluntad para perdonar pecados legítimos a nuestros amigos, nos convierten en malos agradecidos, sabiendo que si Dios nos perdono a nosotros una deuda tan grande, porque nosotros no podemos perdonar a los que nos hacen el mal. Esta ingratitud es un pecado en sí y como todo pecado no confesado nos deja expuestos a los ataques de nuestro enemigo, nos causa gran tormento. Vea cómo el carcelero representa a Satanás

Unión y comunión

La relación con el Señor consiste en 2 componentes, la unión y el compañerismo. El siervo no deja de ser un siervo para el rey sólo por su mal comportamiento, También nosotros, nunca dejaremos de ser los hijos de nuestro Señor. Esa es la unión.

“Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.” (1 Juan 1:9) Eso es compañerismo.

Juan estaba escribiendo a los pecadores perdonados, miembros de la iglesia, aconsejándonos a confesar y ser perdonados, incluso después de que hemos sido salvados. Nosotros pecamos todos los días y sus misericordias son nuevas cada mañana. Dios nos perdona cada vez que se lo pedimos. (Para mí eso ha sido mucho más de setenta veces siete).

Tienes que perdonar a los que te pagaron con mal, Si Dios te perdonó a ti, porque no puedes perdonar a otros. Si actúas como juez por los pecados de tu hermano, Dios empezará a actuar como JUEZ y juzgará tus pecados también. En vez de esperar perdón por las “deudas”, ¡espera castigo! En lugar de una vida “libre de deudas” puede que “te arrojen a la prisión”. Puede que no te guste, pero ¡así es como es!

Marcos 11:25-26
“Y cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas. Porque si vosotros no perdonáis, tampoco vuestro Padre que está en los cielos os perdonará vuestras ofensas.”
Efesios 4:32 “Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.”
Colosenses 3:13 “soportáoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.”
 
https://youtu.be/dZGOlwcojg0
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: